Órganos e Impresoras 3D

La tecnología avanza y nosotros con ella. Algo de que ha hecho eco en los últimos años es la innovación de las impresoras 3D en el mercado global, ahora sus aplicaciones en la medicina como en otros campos se ha vuelto casi un hecho.

Un avance que se ha ido cocinando con el paso de los años y que ahora es una realidad, aunque aún no se pueden imprimir órganos como el corazón o el hígado (debido a su complejidad) pero que pronto representarán uno de las tecnología médicas más importantes del siglo.

Sin embargo un grupo de científicos en EE.UU afirmaron que la primera impresión de un corazón humano funcional será para el año 2025. Cabe mencionar que el material utilizado para estas impresiones es precisamente células madre de animales extraídas por medio de biopsias.

Además tenemos que tener en cuenta que también se está buscando de utilizar biomateriales y así disminuir el coste de producción de los trasplantes. Pero algunos expertos están en contra de esta iniciativa por representar ciertos riesgos.

No hay que olvidar que la implementación de este nuevo método no sólo facilitará el acceso de pacientes a sus trasplantes en casos de emergencia, sino que también revolucionará a la medicina tal y como la conocemos.

Una tecnología multidisciplinaria

Si de algo podemos estar seguros es que las impresoras 3D son una invención multidisciplinaria, tal vez una de las más notables del mundo contemporáneo, en donde la Ingeniería, la Informática, Física, Medicina y Biotecnología se unen para hacer posible uno de los inventos y avances tecnológicos más notables de la última década.

En un mundo en donde cada vez es más viable entremezclar disciplinas, esta iniciativa representa al cerrajero que abrirá las puertas a una era de constantes cambios con el fin de mejorar la situación de pacientes que tienen que esperar mucho tiempo por sus afecciones o bien no tienen acceso a la ayuda médica.

¿Democratización o un Mercado más?

Es importante recalcar este hecho de esto facilita la democratización de la medicina en cuanto a tratamientos más rápidos y con mayor distribución. En donde compañías serían importantes aliados de profesionales de la salud para la producción de trasplantes de órganos, pero aún queda la interrogante si no es más que un nuevo modelo de negocio explotable.

Algunos piensan que no, ya que no habrá un monopolio como en el caso de la medicación, pero que sin embargo tardarán años para que sea completamente libre.

Otros piensan que es un nuevo sistema de control, y que al poco tiempo grandes conglomerados de la industria se harán con las pequeñas startups y manejarán la distribución y ventas de los mismos.

Lo que se sabe hasta ahora es que son los centros médicos los que monitorearán estos mecanismos y que las compañías solo lo fabricarán en función al pedido personalizado, además que no planean usar a un solo surtidor.

Para concluir, sólo tenemos la certeza de que la medicina es una ciencia en constante cambio, por lo tanto las nuevas técnicas y avances en este arte van de la mano con las necesidades imperantes de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *